viernes, 16 de septiembre de 2016

CESTA DE TRAPILLO



Buenas!

Ya estamos aquí de nuevo, enseñándote otro proyecto, que nada tiene que ver con las cosas que hago normalmente.

Hace tiempo que me llamaba mucho la atención los trabajos que encuentro por ahí hechos de trapillo. No tenía ni idea de hacer ganchillo, pero cada vez que los veía me decía “pero que mono!!…tengo que intentarlo”.

Al principio era un poco raro, como ser infiel a mi máquina de coser, jajaja…

Además me ocurre algo, quizá te pase también, que cuando ya sabes la técnica de un tipo de trabajo, vas más rápido y tienes claro cómo afrontar un proyecto, sientes cierto freno a empezar a hacer algo desde cero de lo que no tienes ni idea.

En estas, cotilleando por ahí, descubrí en youtube un canal, Bluü, de una chica majísima que lo explica todo muy bien, y me terminé de animar al ver este video, compré los materiales y me puse manos a la obra.

Y el proyecto en cuestión, como has visto en el título, se trata de este cesto para poner los restos de ovillos, los objetos de oficina que tenemos en el escritorio, los muñequitos de los peques o, básicamente, lo que te de la gana...que es tu cesto vaya!. 


Las primeras vueltas las tuve que deshacer varias veces porque no obtenía el número de putos que debían ser y pensaba “definitivamente bonita…esto no es lo tuyo!” Dicen que a la tercera va la vencida, pero en este caso creo que fue a la cuarta o a la quinta. A pesar de ello, finalmente, aquí está.


Te dejo un documento con los pasos que hay que dar, lo explico lo mejor que puedo (dame un margen que soy nivel súper iniciación-básico-facilón), si ya sabes algo de ganchillo lo entenderás mejor, pero si eres nivel "ve despacio que estoy empezando" como yo,  tienes el enlace arriba del vídeo de esta chica, que te aseguro que si he podido yo...a por ello!!.




Espero que te guste!






  

 

PD: Si tienes sugerencias de como hacerlo de otro modo o se te ocurre otro dibujo que pueda quedar chulo, déjalo en comentarios. De que color lo vas a hacer tú? 





viernes, 2 de septiembre de 2016

FUNDA DE PINCELES


Buenas!!

Cuanto tiempo verdad? Podría describir las 101 razones que me han impedido pasar por aquí regularmente, como me hubiera gustado, pero solo puedo decir “C'est la vie”. Los planetas se alinearon para alejarme de mi mundito unos meses.

Mientras tanto, no penséis, que algún ratillo saqué para hacer alguna cosita, y os la iré enseñando siempre y cuando los planetas me dejen organizarme a mi aire!!!

Para empezar, os contaré que una buena amiga tomó hace un tiempo la decisión de embarcarse en aquello que le dictaba el corazón, y se matriculó en Bellas Artes.

Se puede ser más valiente? Dejar a un lado las “reglas” que tenemos asumidas desde bien pequeños, cerrar los ojos, escucharte y ponerte a trabajar para desarrollar tu talento. Que claro que está muy bien tener la materia prima, tener un don, pero si no te lo curras y le echas ganas y tiempo (mucho tiempo) se queda todo en un “Que hubiera pasado si…?”. Y en esto está ella, echándole todas las horas que tiene.

Siempre he pensado que las cosas hechas a mano, con cariño, queden mejor o peor (eso en el fondo da lo mismo) se quedan impregnadas de buen rollo, de positivismo, buenas intenciones, suerte de la “buena”, calorcito...o como lo queráis llamar.







Esta es mi forma de decirle “ve a por ello!”, que pueda llevarlo entre sus materiales y lo use y lo manche, que para eso está!!




Espero que os guste!